Cuando tu ser amado está de duelo

El dolor es una experiencia personal. Debido a que somos seres humanos únicos, nuestro dolor es único.

Aunque podamos pensar que sabemos lo que siente la otra persona, no lo sabemos. El duelo es muy subjetivo y solo podemos entender o empatizar, pero no podemos saber realmente lo que la otra persona está experimentando internamente. ¿Qué sucede cuando el doliente es tu ser amado? ¿Qué puedes decir? ¿Qué puedes hacer para que se sientan mejor?

Cuando lidiamos con nuestro propio dolor, es posible que sepamos qué nos ayuda o qué hacer para procesarlo. En el caso de otra persona, podemos decirle qué nos ha ayudado y qué puede ayudarla, pero no podemos hacerlo por ella. Tienen que pasar por su propio proceso y durante ese tiempo es cuando tu propio dolor se vuelve real. Te duele verlos afligidos. Puedes sentirte impotente porque no puedes quitarle el dolor a tu ser amado; sientes que te pesa porque agrega dolor adicional al que sientes; Puedes volverte impaciente cuando no comprendes su duelo; y, finalmente, puede que aceptes humildemente cuando te des cuenta de que no tienesel poder para hacerlo desaparecer.

Solo puedes estar presente con amor, compasión, empatía, paciencia y esperanza.

A medida que transformas tu pérdida, transformas tu vida.

Ligia M. Houben