¿Cómo Defines el Amor?

¿Cómo Defines el Amor? El amor son solamente cuatro letras sin embargo encierra tanto, que a veces nos cuesta definirlo. Además siendo un concepto abstracto y muy complejo no lo podemos simplemente describir. En este mensaje, y siendo este mes dedicado al amor, compartiré contigo como defino el amor. Mantengamos presente que es una experiencia subjetiva. Es como el duelo: aunque es universal, es único; ya que nosotros somos únicos.

El amor es un sentimiento que nos nace de muy adentro y nos da esa sensación de plenitud y armonía. En la mayoría de las veces, cuando escuchamos la palabra amor, pensamos en el amor romántico. Sin embargo, el amor es un sentimiento que va más allá del romanticismo. Es entrega. Es comprensión. Es perdón. Es el sentimiento más poderoso…Esto lo podemos apreciar en la descripción de San Pablo en su carta a los Corintios, 13:4-8:

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá. 

El amor nunca falla. 

Como humanos no somos seres unidimensionales. Poseemos varias dimensiones, siendo una de ellas la dimensión espiritual, la cual considero de gran importancia. Y es precisamente en este dimensión que considero se encuentra el amor. En mi sistema de Los 11 Principios de Transformación®, es una de las herramientas del Principio III: Desarrolla tu dimensión espiritual. Nosotros somos capaces de entrar en nuestro yo interno y conectar con lo más recóndito de nuestro ser y realizar que somos seres llenos de amor, lo que pasa es que a veces se nos olvida. A veces los problemas hacen que no expresemos nuestro amor. Puede que estemos muy ocupados o asumimos que los otros saben que los amamos. ¿Qué tal si lo expresamos más? Qué tal si lo expresamos no sólo con las bellas palabras te amo pero con gestos y acciones?  El amor no tiene límite, eso es lo más hermoso. Parece ser que mientras más amamos más crece nuestra capacidad de amar y más se expande. Amemos sin miedo. Amemos sin reserva. Amemos con todo nuestro ser.

Al hacer la meditación en el Centro para Transformar Vidas, yo siempre traigo a nuestra experiencia los sentimientos de paz y amor. Pienso que somos seres llenos de paz y amor. Todos llevamos esa luz interna por dentro ya que todo empieza con nosotros. Al amarnos a nosotros mismos no somos egoístas…solamente estamos aplicando esa ley divina “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Ahora te pregunto…

¿Cómo sabes que te amas?

¿Cómo te tratas?

¿Cómo te hablas a ti mismo?

¿Cómo te valoras? 

Responde a cada una de estas preguntas y podrás evaluar si realmente estas aplicando el amor propio. Si te das cuenta que no lo haces a cabalidad…empieza ahora mismo. Nunca es tarde para experimentar y dar amor.

El amor es incondicional…eso yo lo he comprobado en mi vida una y otra vez. Y te digo que…mientras más abras tu corazón al amor, dejarás ir cualquier barrera que puedas haber construido a tu alrededor y abrirás tu corazón a ti mismo/a, a los demás, dando amor sin esperar recibir. Darás amor porque es fácil; porque es gratis; porque es tu esencia.

Acógela, bríndala, y reconoce que es tu naturaleza. A lo mejor la has olvidado. Es tiempo de reconocerla.

Recuerda…¡tu vida tiene significado!

Ligia M. Houben