El Poder de la Transformación

Puede ser que no escojas sufrir, pero si puedes escoger como
transformar tu sufrimiento en una vida con significado.

-Sameet M. Kumar

En la vida podemos experimentar muchas pérdidas y a veces no es fácil enfrentar lo que nos toca vivir, pero tengamos presente que nuestra vida y la vida de los otros tiene significado y que el significado que la vida tiene es el que nosotros mismos le damos a ella.

Por lo tanto, si te encuentras experimentando una pérdida, sea la muerte de un ser querido, la pérdida de la salud, pérdida de trabajo, un divorcio – concédete el valor que tú tienes y bríndate la oportunidad de poder crecer en medio de este dolor y llegar a la sanación de tu herida. Cuando llegues a ella, te sentirás satisfecho y podrás ver la vida desde otro punto de vista. No olvides que dentro de nosotros está la fuerza necesaria para crecer en cualquier transición y encontrar significado en como la transformamos. Esto me recuerda una historia de amor y fe muy cercana a mi corazón. Deseo compartirla contigo.

Conocí a Oralí y Moisés Flores al final de 2007. Ellos asistieron a un seminario sobre las pérdidas y el duelo que impartí en mi país de origen, Nicaragua. Habían perdido recientemente a su hija, Albalicia, y esperaban encontrar alguna guía en como conllevar el duelo. Ese fue el comienzo de una relación muy significativa. Después de aprender en el seminario sobre grupos de apoyo y como éstos ayudan en el proceso de duelo, Oralí pidió mi asistencia para orientarla en como organizar un grupo de auto-ayuda para personas sufriendo la pérdida de un ser querido. Ese fue un sueño que se le convirtió en realidad ya que otras personas sufriendo dicha pérdida se les unieron y nació PUDE (Personas Unidas en el Dolor y la Esperanza).

Este es el mayor ejemplo del poder de la transformación. Como dije anteriormente, siento a PUDE muy cerca de mi corazón porque tuve la oportunidad de colaborar con ellos desde su génesis y he sido testigo del amor, propósito y significado que cada uno de los miembros lleva en su corazón.

Por lo tanto cada vez que sientas que has perdido la esperanza al enfrentar un pérdida muy dolorosa, ten siempre presente que:

· Después de la oscuridad viene la luz
· Después de la tormenta, la calma
· Después de la noche, el día

· No olvides que al final del túnel está la luz. Ese es el valor de la esperanza.


Ligia M. Houben