¿Eres Escritor?

Si respondiste que no eres, déjame decirte que … todos somos escritores.

Cada día escribimos una página en el libro de nuestras vidas.

 En este artículo, quiero traer a su conciencia lo importante que es prestar atención a las acciones que tomamos, y no tomamos. Al evaluar las diferentes áreas de tu vida, haz una pausa y piensa:

Si tuviera que escoger un título para el libro de mi vida, ¿cuál sería el título?

Si deseas conectarte con su ser interior a un nivel muy profundo, te invito a comenzar a escribir un libro sobre tu vida. Al igual que en todos los libros, puedes empezar por escribir el esquema para que tengas una idea de lo que es importante para ti. Para el prólogo, puedes pedirle a alguien, que te conoce muy bien, que escribir acerca de ti (con tus virtudes y defectos), y tu vida. Quieres a alguien que sea totalmente honesto. ¡Puedes tomarlo de buena manera!

Ahora, puede que te preguntes cómo dividir las otras partes del libro. ¿Iría por secciones o capítulos?

¿Qué pasa si divides las diferentes secciones, basadas en las diferentes dimensiones: físicas, sociales, emocionales y espirituales? Ten en cuenta cada dimensión tiene subdimensiones. ¿Cómo consideras que eres emocionalmente? ¿Qué tan estable? ¿Cuán satisfecho? ¿Cuán feliz? Escribe sobre las emociones que sientes regularmente, y lo que te hace sentir y experimentar esas emociones.

Evalúa tus fuentes de felicidad o las fuentes de tu dolor o frustración.  Recuerde que el libro es un trabajo en progreso.

¿Qué pasa con tu dimensión física?  Podría dividirla en capítulos. Puede escribir sobre tu salud y tu estilo de vida; ejercicio; los hábitos alimenticios y los hábitos de dormir.

Ahora, vamos a explorar la sección social.  También puedes escribir diferentes capítulos: Tu vida romántica; la interacción con amigos, familiares, compañeros de trabajo, incluso con extraños. ¿Prestas atención a las necesidades de los demás? ¿Qué tan real es tu relación con los demás?

¿Qué tal con escribir un capítulo acerca de tu vida profesional? Un capítulo sobre lo que haces. ¿Amas lo que haces o te disgusta? ¿Es tu pasión?  Si no, ¿qué te gustaría hacer?  ¡Puedes escribir un capítulo  acerca de tus finanzas y cómo  las manejas!

Por último, ¿qué pasa con tu dimensión espiritual? En esta sección, podrías escribir tres capítulos diferentes: el perdón, la gratitud, y el amor.

¿Te es fácil perdonar o guardas rencor en tu corazón? Por otra parte, ¿te perdonas a ti mismo o actúas como tu juez más severo?

¿Y sobre la gratitud? ¿Eres agradecido? ¿Puedes acoger la gratitud incluso en los momentos más difíciles?

¿Qué lugar tiene el amor en tu vida? Escribe este capítulo con…¡todo tu corazón! ¿Te amas a ti mismo y amas a los demás? No estoy hablando sólo del amor romántico. Estoy hablando del amor que viene de adentro hacia afuera y se expande al resto de la humanidad. Ten en cuenta que … todo comienza con nosotros, ya que no podemos dar lo que no tenemos.

¿Crees que puedes escribir este libro? Bueno, recuerda que lo estás escribiendo y has escrito muchas páginas … Pero ¿sabes que es lo maravilloso? Que puedes reescribir parte del contenido de alguna de esas páginas. Entonces, cuando alguien tome el libro que trata sobre tu vida y comience a leer esas páginas, pensará: ¡Este es un escritor increíble! ¡Estoy aprendiendo mucho de este autor que tiene tanta conciencia! Estoy aprendiendo de sus errores, y me ha inspirado a que sea lo mejor que puedo ser.

De ti depende cómo quieres tocar la vida de alguien, cuando van a leer el libro.

Sabemos que el título de un libro es importante. Por lo tanto, elígelo sabiamente.

Sin embargo, lo que es más valioso es su contenido.

Todos tenemos un libro dentro de nosotros, y en caso de que lo hayas dudado…¡Tú eres un escritor!

Recuerda… ¡tu vida tiene significado!

Ligia M. Houben