Justo antes de terminar el año…

Diciembre es un mes lleno de festividades. Muchos de nosotros nos dedicamos a celebrar, a aprovechar las ventas de la temporada, y a compartir tiempo con familiares y amigos. Estamos expuestos a muchos estímulos y puede que no tomemos el tiempo para reflexionar; para estar con nosotros mismos; para tomar un descanso. Sin embargo, es ahora, cuando el año está por terminar y estamos a punto de comenzar uno nuevo, que podemos hacer una pausa y reflexionar sobre lo que significó este año para nosotros.

Puede ser que muchos de nosotros estemos felices, pues fue un año lleno de cambios positivos, buenos resultados, y lindas experiencias de vida. Por otro lado, puede que otros estemos deseando que el año termine, porque las cosas no funcionaron de la manera que esperábamos, sufrimos decepciones, o nos enfrentamos a una pérdida importante en nuestras vidas.

¿En cuál de estos dos grupos de personas te encuentras? ¿Estás celebrando con alegría o estás de duelo en tu corazón, fingiendo ser feliz? Si perteneces al primer grupo ¡me siento feliz por ti! Sigue contando tus bendiciones y realizando tu propósito en la vida. Si perteneces al segundo grupo …. mi corazón te acompaña. Aun así, quiero recordarte cuan especial eres y que utilices los maravillosos recursos que posees en tu interior para hacerle frente a desafíos y dificultades. Es una cuestión de elección. Es una cuestión de perspectiva. Puede que no tengas el control de lo que te pasó este año, sin embargo, puedes elegir dejar de lado la carga dolorosa que llevas en tu corazón y darle la bienvenida al 2020 con esperanza y fortaleza. Incluso, puede que no te percates, pero tú también tienes bendiciones en tu vida. ¡Cuéntalas!

Concéntrate en lo que tienes y no te enfoques en lo que no tienes. Mantén abiertos tu mente y corazón abierto para el año que se aproxima. Puede que no seamos capaces de cambiar el pasado, sin embargo, podemos planear nuestro futuro y utilizar nuestras fortalezas para llevar a cabo lo que deseamos. Con el fin de ayudarte a evaluar tu año y planear el siguiente, te preparé las siguientes preguntas:

• ¿Cómo fue tu experiencia de vida en el 2019?

• ¿Cuál fue el momento más feliz?

• ¿Cuál fue el momento más difícil?

• ¿Cómo lo manejaste?

• ¿De qué te arrepientes?

• ¿Qué aprendiste?

• ¿Cómo puedes aplicar estas lecciones al planear el 2020?

• ¿Cuál es el mayor objetivo que deseas lograr en el 2020?

• ¿Qué puedes hacer para que esto suceda?

Al responder a todas estas preguntas, abre tu mente y tu corazón. Sólo siendo reales con nosotros mismos podemos crear una vida basada en nuestros principios y valores.

Nuestra vida es un regalo …desempaquémoslo con cuidado.

İ Te deseo un 2020 lleno de significado!

Ligia M. Houben